Oteando el horizonte. Baluarte de Candelaria desde la Playa de los perros.

"Prisionera de sus piedras, protegida por sus baterías, ahí está Cádiz -murallas y torres- sobre el horizonte del Océano y la Bahía. El mar -vientos, tempestades, enemigos varios- la abrazan por entero. Nada, o casi nada, la ata a tierra. Esa es su pena y esa es su alegría. Esa es su fuerza" (Pierre Chaunu)

 

"Al entrar en la Bahía de Cádiz, la ciudad, construida sobre rocas, centelleante como una hilera de marfil, se eleva en su promontorio sobre el azul oscuro del mar" (Richard Ford, 1830)

 

"La pulida Cádiz, que se abre paso entre las olas..." (Fernán Caballero, 1821)