Baluarte de San Sebastián.

"La Corona española, después de conquistar Nueva España, comprende la importancia y magnitud del Nuevo Mundo y desarrolla una política de fundación de ciudades que serán elementos esenciales para consolidar su dominio sobre los nuevos territorios: núcleos de apoyo a la colonización y centros administrativos, religiosos, comerciales y culturales de las comarcas de alrededor. Se formaliza un modelo regular de ciudad: una plaza central, en torno a la cual se construye una cuadrícula: Lima, Veracruz (1519), Quito, Santafé de Bogotá (1538), La Plata... son ejemplos de este modelo urbano de la primera mitad del siglo XVI" (CEHOPU, El sueño de un Orden)