El sueño de Cádiz. Comerciantes en la Alameda

"Desde el traslado de la Casa de Contratación desde Sevilla a Cádiz, en 1717, y hasta 1778, el puerto de la Bahía de Cádiz monopolizó el comercio entre Europa y América, constituyéndose en el motor del desarrollo económico para ambos continentes. El grado de industrialización de España era muy inferior al de otros países europeos, por lo que numerosas mercancías, sobre todo los textiles de lujo, provenían de otros países, lo que significaba que los metales preciosos llegados de las Indias debían ser abonados en pago de esas mercancías" (J.C. Arbex)