La mirada. Esperando el último galeón

"Al regreso, se concentraban los buques en La Habana y no más tarde del 20 de agosto -para evitar la temporada de huracanes de final de verano- se adentraban en el Atlántico por el estrecho de Florida, a impulsos de la corriente del Golfo. Al pasar frente a las Bermudas, enmendaban el rumbo haciendo por España impulsados por los vientos variables del Oeste allí reinantes y al alcanzar las Azores, salía a recibirlos la Armada de la guarda de la Carrera que les escoltaba hasta Sanlúcar o Cádiz, para ahuyentar la frecuente presencia de enemigos o piratas a la altura de cabo San Vicente" (F. Ponce Cordones)