Navíos atracados en el muelle Reina Victoria durante la Gran Regata 2016

"En el último tercio del siglo XVIII, la bahía de Cádiz era todo un espectáculo. La dársena de la ciudad albergaba un verdadero muestrario de embarcaciones llegadas de media Europa y de todos los rincones costeros de España. Tartanas y Pingues genoveses cargados de papel y sedas; redondas y panzudas urcas flamencas y alemanas repletas de encajes, ropajes y piezas de ricos paños; estilizadas goletas y lugres vizcaínos pesadamente cargados de hierro; rápidos quechemarines bretones y balandras normandas con su aportación de textiles; jabeques marselleses trasegando los cajones conteniendo cristalerías checas y bordados provenzales; tartanas y faluchos levantinos y catalanes descargando papel y aguardiente;... Y entre toda esa flota de pequeños veleros de cabotaje, las grandes fragatas de la Carrera, veía aumentar su calado conforme descendían hasta sus bodegas las mercancías" (Juan Carlos Arbex)

 

"El sol reverberaba en las aguas verdosas? entre el Dédalo de buques de todos los tamaños y todas las banderas" (A. Alcalá López)