Homenaje al Meridiano de Cádiz. Montaje sobre el mapa de Tofiño de la Bahía de Cádiz. Archivo Joly.

Hubo un tiempo, alrededor de 1717, en que la navegación mundial se regía por el Meridiano de Cádiz. El desarrollo científico de la Bahía de Cádiz en el S XVII tiene una de sus cimas en el altísimo nivel alcanzado por la cartografía, de la mano del gran marino, astrónomo y expedicionario, Vicente Tofiño de San Miguel,  maestro de Alcalá Galiano, Vargas Ponce o Mazarredo.


"La Bahía de Cádiz es el lugar de la península Ibérica que más atención ha recibido en la cartografía antigua por su extraordinaria importancia histórica como encrucijada de mares y continentes (...) En la época moderna la representación de Cádiz se multiplicó en detalle, riqueza y alcance al convertirse en foco estratégico del nuevo mundo atlántico y en metrópoli colonial del imperio español. Un ascenso que alentó la proliferación de mapas, cartas, planos y vistas de la ciudad" (Fernando Olmedo)


"En 1767 los españoles no usaban Greenwich como primer meridiano... Claro que no... Primero fue el de la isla de Hierro, pero luego cada país terminó usando el suyo. No se unificó en torno a Greenwich hasta 1884. Por eso la carta de Urrutia, impresa en 1751, trae cuatro escalas de longitud diferentes: París, Tenerife, Cádiz y Cartagena" (A. Pérez Reverte)