Vida Interior.

"Pero lo realmente hermoso de Cádiz apenas si se veía. Se hallaba oculto en el interior de las casas y en sus estancias guarecidas tras las puertas de clavos de bronce y los blasones antiguos, donde los caballeros habían grabado las insignias de una estirpe olvidada, rodeados de patios y zaguanes floridos donde crecían los nardos, los jazmines, los geranios y los claveles blancos... " (J. Maeso de la Torre)


"De las diversiones de Cádiz cita... tres: por la mañana tomar el sol en la Alameda, en la calle Ancha y en la plaza de San Antonio; por la tarde después de la siesta (costumbre que también formaba parte de la vida social), el rosario o la novena; y por la noche, o al teatro o a las tertulias" (P. Coloma, 1890)

"Cádiz es para España lo que París para Francia, el séjour del buen tono y el punto de encuentro para los placeres". (Sobre las mujeres gaditanas:) "tienen un aire un poco libre, en verdad, pero, sin embargo, son más cultivadas que en el resto de España... también se va a Cádiz como se va a París en Francia, para adquirir el buen tono, para tomar el ayre gaditano, y esta ciudad goza, bajo este punto de vista, de una reputación mayor que Madrid" (Barón de Ferussac, 1823)