Carnaval en el café Royalty. Plaza de la Candelaria.

"La ciudad de Cádiz respira placeres, lujo y riqueza. Allí no se descubre nada de las costumbres españolas... Los habitantes son amables, afables, alegres y casi todos son también extranjeros" (Anónimo, 1765)

 

"El Carnaval gaditano, influencia, sin duda, del gran número de genoveses y venecianos avecindados en la ciudad en los tiempos de nuestro comercio con América, tenía una indudable y clara ascendencia italiana. Era un carnaval de antifaces y caretas, de jeringas de agua y caramelos arrojadizos, de bailes populares en la plaza y bailes de gala para la alta sociedad" (Ramón Solís)