La vuelta a Cádiz desde la cúpula de una Torre Mirador

Las cúpulas de algunas torres miradores de Cádiz están  provistas de un asiento para poder contemplar cómodamente la llegada y salida de las flotas al abrigo de los elementos, gracias a unas pequeñísimas ventanas colocadas en derredor de la cúpula, cubriendo todo el horizonte.

 

"La blancura de sus torres y de las azoteas de sus casas, las cúpulas y los torreones de sus templos y la belleza y armonía de su conjunto, ceñida a la franja de piedra que la circunda, le dan por otro lado el aspecto de un gran buque de alabastro flotante en medio de los mares" (Madrazo)