Recuerdo de Cádiz.

El siglo XX trajo la gran transformación del puerto con el derribo de la muralla y la construcción del Muelle Reina Victoria, y por otra parte el desarrollo de la navegación a vapor, que pondría a los trasatlánticos como el medio de transporte para los viajes oceánicos. De Cádiz salían y regresaban miles de viajeros y emigrantes con sus sueños y cuitas que quedan reflejados en las postales que escribieron.

 

"...Y casi sin abrir las maletas, descendimos a la terraza que da sobre el mar. Allí sentí por primera vez que estaba en Cádiz y supe también, con una certeza que estaba a punto de resolverse en lágrimas, que allí y sólo allí había estado yo siempre. Mi fascinación atlántica... toda esa procesión milenaria de terrores, sueños, continentes sumergidos y dioses de ambigua faz propiciatoria y primitiva se me anudaba en el pecho como un golpe de sangre, de vieja sangre heráclea..." (Álvaro Mutis)