El horizonte, siempre el horizonte. Gran Hostal Bahía.

Cádiz gozó  hasta los años treinta del siglo XX de una cierta prosperidad derivada del tráfico de pasajeros que efectuaban los trasatlánticos con base o escala en su puerto. Hoteles y pensiones acogían las estancias de pasajeros, siempre pendientes, como la ciudadanía, de la  salida y llegada de estos barcos. Uno de estos últimos establecimientos fue el Gran Hostal Bahía.